Manual para superar el overthinking

Por: Gallo Molina (joseantoniomolinavega@gmail.com)

Si le cuesta trabajo tomar decisiones; cuida excesivamente las palabras que utilizará en un mensaje; le busca significados ocultos a lo que le sucede o a las conversaciones con esa persona que le atrae (pretendiendo descifrar si existe alguna señal que le dé la razón en cuanto a sus intenciones, cuando la verdad es que no le gusta y probablemente nunca le vaya a gustar); le preocupa subir la foto perfecta a Instagram; busca la letra de la canción que tuiteó ESA persona que le atrae para otra vez analizar si tiene que ver con usted (NO TIENE QUE VER CON USTED); o se queda pensando horas en por qué alguien tarda en contestarle el WhatsApp, de plano no contestó o dejó de seguirle en alguna red social… es porque usted tiene un problema: piensa las cosas demasiado.  

Para ese maldito infierno al que se le viene llamando el overthinking (proceso reflexivo que crea problemas donde no los hay provocando paranoia e inseguridad a través de un ensimismamiento crónico) le traigo una guía en cinco sencillos pasos para deshacerse del atolladero en el que su mente se ha metido; ya sea por la presión del mal llamado “éxito”, alguna ruptura o rechazo amoroso o simple y llanamente porque usted se odia.

Aclaración: nada de lo expuesto aquí es nuevo ni pretendo hacerme pasar por alguna especie de gurú.

Paso #1: acéptelo, es vulnerable y no lo sabe todo

La aceptación como primer paso podría sonarle obvia, pero también es complicada. Le explico, aceptar que no todo tiene un significado, o que no tiene el control de cada suceso, implica una renuncia, y posiblemente creció escuchando que rendirse nunca es bueno. Por lo que, repetir este mantra puede ser de mucha utilidad:

No hay nada que pueda hacer al respecto, y eso está bien

No pierda la paz, las personas queremos y necesitamos cierres. Esto no significa que debería dejar pasar las cosas así como así y no persistir, simplemente hay que saber discernir cuándo vale la pena insistir y cuándo no (si ya le dijo tres veces que no puede o no quiere salir con usted, por favor, déjala/o ir).  

Paso #2: la imaginación es poderosa, viva en el presente

Hay una frase sumamente valiosa y certera mencionada en la película Star Wars: Episodio I:

Tu concentración determina tu realidad

Es decir, el presente está subordinado a lo que ocupa espacio en su imaginación. Si está deprimido, lo más lógico es que vea todo lo que le rodea con esa óptica y viceversa, pero eso no significa que las cosas sean realmente así.

Lo que usted necesita durante esos días de intenso overthinking es una caminata escuchando su música favorita, escribir todo lo que le pesa en la cabeza para vaciarla y llegar a un punto muerto en el que pueda aplicar el paso #1 (aceptación), conversar con otras personas o jugar videojuegos.

El punto es poder desentenderse de la tristeza, enojo, frustración o confusión  pero no intentar sustituirla. Como cualquier otro sentimiento, es necesario sentirlo, dejar que haga lo suyo, sin reprimirlo, y luego, poco a poco, se irá.

Paso #3: recurra constantemente a “la navaja de Ockham”

Este principio dice que:

En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable

Esto quiere decir que, si parece que no le gusta a su prospecto, generalmente, no le gusta, por lo que es altamente recomendable no darle más vueltas al asunto. Sin embargo, esto no es una ley y usted puede concluir lo que se le dé la gana. Pero, por favor, no ignore la lógica por más cruel que esta sea.

Paso #4: si quiere una respuesta vaya y consígala

Usted podría caer en el error de pensar que lo que duele es obtener una réplica no esperada, cuando en realidad duele más no tener ninguna en absoluto. La duda mata, las respuestas sólo lastiman. Así que, levántese, asuma su desafortunado destino y deshágase de una vez por todas del “hubiera”.

Paso #5: acuda a un profesional y no se quede únicamente con lo leído en este blog

Con “profesional” no me refiero a su mejor amigo o amiga que “es muy bueno escuchando” y “sabe un montón” porque ha leído todos los libros de Gabriela Vargas. NO. Por favor, vaya a terapia y reciba consejo de alguien que ha pasado gran parte de su vida estudiando la mente humana (no cuentan lectores de iris, médiums ni horóscopos).

El o la terapeuta le ayudará a visualizar el panorama completo, unir puntos y sacar conclusiones, así sabrá qué hacer y, sobre todo, que básicamente cualquier problema tiene solución y, si no la tiene, entonces no es un problema.

Así que, ya lo sabe, elija, ejecute y viva en paz, que es mucho más importante que ser feliz.

Si consideras que nuestro contenido es valioso y te gustaría que continuáramos con este proyecto, puedes invitarnos a un café (o contribuir con la cifra que gustes) aquí: Become a Patron!

Foto de portada: PEXELS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s