Harry Styles y el vaticinio del fin del mundo

Por Gallo Molina (joseantoniomolinavega@gmail.com)

Los anaqueles del Superama cercano a mi edificio, en donde se supone deben estar los cartones de huevo, se encuentran prácticamente vacíos, al igual que los del arroz y el frijol en grano. En la entrada, un trabajador con tapabocas te ofrece gel antibacterial para las manos y pasarle encima una toallita húmeda al manubrio (¿aplica decirle así aunque no se trate de una bicicleta?) del carrito. Estos son los signos de los tiempos.

Para algunos, el concepto tiene un significado bíblico; para mí en ese momento, es la canción de Harry Styles que suena en mis audífonos mientras me paseo por el pasillo de las verduras para elegir un aguacate decente.

¿Quién diría que el niño bonito de One Direction pasaría de cantar sobre amoríos adolescentes a hacerlo sobre el fin del mundo?

La melodía empieza con un piano melancólico: tan… tan… tan… Just stop your crying it’s a sign of the times. Nadie llora, de momento, en el supermercado, pero imagino que debe ser una escena parecida a cuando alguien lo hace en su coche y uno lo nota durante la pausa de un semáforo.

La letra de Sign of the times siempre me ha parecido una especie de preparación para un evento de gran magnitud: Welcome to the final show, hope you’re wearing your best clothes. Puede llegar a ser demasiado literal. Estos días, en los que no nos vestimos para nadie más que para nosotros mismos, ir al Superama vestido de forma decente es un acto revolucionario. ¿Qué tal que el apocalipsis me agarra eligiendo desodorante y yo no estoy a la altura de las circunstancias? Mejor prevenir.

You can’t bribe the door on your way to the sky, es cierto, Harry, no podremos sobornar a San Pedro con papel higiénico, cuyo pasillo, por cierto, no sufre de desabasto. Tal vez acababa de llegar a la tienda un cargamento del preciado producto, o tal vez la gente entendió que el coronavirus no se cura con árboles muertos y procesados.

Me dirijo a la zona de salchichonería, palabra que me recuerda a algún comercial de la radio. Jamón: check. Queso Oaxaca: negativo. No hay. Solo queda panela y manchego. Mejor manchego. Justo al lado del refrigerador se encuentra la sección de licores. Jamón  serrano y botellas de vino a unos cuantos pasos, ¿coincidencia? No lo creo. Inspecciono los wiskis. $40 de diferencia por 50 ml más de William Lawson. Elijo el de menos mililitros. You look pretty good down here, but you ain’t really good. Styles me juzga desde el reproductor de Spotify. La verdad me vale. Beber en cuarentena debería garantizarse como un derecho humano.

We never learn, we been here before. Es cierto, no lo hacemos. Saldremos de esta pandemia jodidos pero iguales. También es cierto que jamás olvidaremos estos días, en especial por todo lo que nos robaron: conciertos, festivales, bodas, cumpleaños, la Semana Santa entera, vacaciones, precisamente los eventos para los que más nos preparamos porque nos liberan de la asquerosa rutina, esa en la que ahora nos vemos enclaustrados. Why are we always stuck and running from the bullets? Como cuando un balazo dolería tantito menos que ver arder al mundo.

Just stop your crying, have the time of your life. Intento tomarme la cuarentena con filosofía. Aprovecharla, en lo que cabe. Escribir cosas como estas que, a pesar de redundar sobre el tema del cual quisiéramos escapar, le encuentran algo de belleza al caos. Sin embargo, entiendo que este disfrute amargo sea un privilegio, pero tampoco me voy a dar golpes de pecho por encontrarle el lado bueno:

Remember everything will be alright

We can meet again somewhere

Somewhere far away from here

Posiblemente en la eternidad, es decir, lo que queda al otro lado del encierro.

Ahora voy por carbohidratos. Tortillas de harina en paquete de 22 porque ya no hay de 12, es buen momento para compartir. Según Rolling Stone, Sign of the Times ocupa la primera posición en su conteo de las mejores canciones del 2017, y el número 49 en las mejores de lo que va de siglo:

‘Sign of the Times’ came from ‘This isn’t the first time we’ve been in a hard time, and it’s not going to be the last time,’” Styles told Rolling Stone. “The song is written from a point of view as if a mother was giving birth to a child and there’s a complication. The mother is told, ‘The child is fine, but you’re not going to make it.’ The mother has five minutes to tell the child, ‘Go forth and conquer.’ (Rolling Stone).

Según la dieta propuesta por mi nutrióloga, debo comprar también tortillas de maíz. Requisito conveniente cuando los puestos callejeros de tacos se perciben utópicos.

Cambia la canción. Ahora se reproduce Fine Line, que da nombre al último disco de Styles: Put a price on emotion, I’m looking for something to buy. ¿Volverá a llenarse el supermercado como suele estarlo? No lo dudo ni un poco, el capitalismo es un hueso duro de roer.

Test of my patience

There’s things that we’ll never know

Por ejemplo, cuándo terminará esto.

La sección de panadería está desierta. Superama decidió perscindir de un dependiente y empaquetó todo el pan con tal de evitar contacto humano, o que alguien irresponsable estornude sobre las donas glaseadas. Elijo una bolsa de chapatas… Crisp trepidation.

La parte final de Fine Line suena a himno. Trompetas, tambores, platillos y la voz de Harry Styles a punto del grito. Ahí encuentro algo de redención en medio de la fila para pagar:

We’ll be a fine line

We’ll be alright

Desconozco la traducción exacta del concepto “fine line”, pero me suena a encontrar una clase de equilibrio.

De regreso a casa paso por un parque mientras pienso en por qué no hice el super vía on line. Normalmente es un lugar concurrido, pero hoy permanece casi vacío. Tan solo un corredor y una mujer paseando a su perro. Porque estos son los signos de los tiempos, permanecer refugiados hasta encontrar, de nuevo, el equilibrio.

Foto de portada: Pexels

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s